Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 24

Las horas transcurren y ya nos encontramos en este momento en el cementerio, dando el último adiós a mi madre; mi amiga no se ha separado en ningún momento de mi, al igual que Dorian, quien se encuentra cerca y atento.

Una vez finalizada la ceremonia, soy la única en quedarme un rato más. Dorian acompaño a mi padre hasta la salida para que lo lleve uno de sus hombres a la casa, pues se veía sumamente cansado, entablaron buena comunicación. Cuando creo que ya es hora de retirarme, giro para dirigirme a la salida, y a la medida que avanzo, observo a varios hombres vigilar, excepto uno, que tiene un arma apuntando a...  ¿Dorian?

El sujeto me da una mirada, mirada que reconozco de inmediato. Aumento de velocidad, gritando el nombre de Dorian, quien sin dudar se dirige hacia mi. Empiezo a correr maldiciendo en mis adentros que esto sea un maldito laberinto, y que lapidas sean como una mansión, los cuales