Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
-XLVII-

Cuatro años más tarde...

Los tres pequeños corrían fuera de casa mientras otros dos de tres y dos años intentaban imitarles.

Con pasitos torpes y no sintiéndose seguro, un sexto niño de un año apareció en la puerta.

-'o tamben, 'o tamben-

-Daidííí-

Daylhan asomó nervioso al oír el llamado de uno de sus hijos.

-¿¿Por qué gritas Alek??-

-Owen quiere jugar pero se puede caer-

Rodando los ojos, el castaño cogió al de un año.

-Aún no puedes jugar con ellos Owen, eres muy pequeño y te puedes hacer daño-

Owen hizo un puchero al mismo tiempo que fruncía el ceñito.

Daylhan vio entonces el enorme parecido con Derek y besó la cabecita del niño.

-Le echas de menos ¿Verdad?-

-Atha cando vene-

-Pronto, vendrá... pronto-

Realmente mentía.

Su esposo se había ido.

Tuvo que irse...

Porque los inútiles de su antiguo pueblo no tenían ni líder ni nadie quien quisiera el cargo.

Así que,como K