Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
-XLI-

El blòt da paso a la celebración.

Ellos y ellas comen, beben, ríen y levantan alabanzas además de gritar, una y otra vez, su enhorabuena hacia su Alfa y su joven esposo.

Cómo es de esperar, tras una opípara comida, llega la fiesta por excelencia.

Al ritmo de su música, la gran mayoría no tarda en evadirse y entregarse a bailes fuera de control.

Peter, anonadado, prefiere mantenerse al margen, presenciando aquella bacanal pagana que todos ellos llevan a cabo.

Nunca había visto tales formas de danza.

Ver a dos hombres igual que dos mujeres le fascinaba e intimidaba a partes iguales.

Sus ojos no se perdían ni un solo detalle cuando lo vio.

Neilan, algo escaso de ropa, se dejaba tocar por uno de sus semejantes.

Y a Peter no le hizo ninguna gracia.

-¿No bailas?-

Girando la cabeza, descubrió al moreno de grandes dimensiones lo bastante cerca de él.

-No...no soy buen bailarín- contestó Peter.

-Ten- entregó un vas