Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
-XXV-

La calidez del astro rey le daba de pleno provocándole seguir en una especie de estado de letargo pero con consciencia a lo que le rodeaba. Y fue entonces cuando notó su caricia. Una tímida y dulce caricia hecha por unas suaves yemas que se deslizaron, sutilmente, hacia sus labios...y que los acarició con ternura. Despacio, Keerd comenzó a abrir los ojos hasta que se topó con el rostro del castaño.

-Mo ghrà- fue lo primero que dijo al mismo tiempo que asió de la mejilla, lentamente, a Daylhan. Éste, esbozando una tenue sonrisa, acarició la mano que notaba en su rostro para, despacio, ir deslizando sus dedos por los suyos...Hasta terminar entrelazandolos.

-¿Te...te quedas?-

Keerd sonó a desesperación. La cuál se convirtió en felicidad al oír a Daylhan contestar:

-Para siempre-

Las bocas de ambos se estrellaron entre ellas, besándose como nunca antes lo habían hecho. Keerd no quería parar. Temía que todo fuera un sueño y que en cuanto lo dejara alejarse,