Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
34. Talia

Por primera vez en meses, sonríe, y es una sonrisa real, brillante y que llega al alma, Alenna y sus hijos se abrazan, con fuerza, Scott luce como un cachorro contento al ver a su madre, y es malditamente encantador.

Mi padre se acerca y me da un fuerte abrazo a mí también, desde que volví, hace eso bastante a menudo, y lo agradezco, me hace sentir... En casa. Aunque las pesadillas empeoraron considerablemente, ahora no es papá quien se despierta en medio de la noche gritando y pataleando, ahora la que sufría de EPT era yo, pero Alenna había ofrecido sus servicios en caso de que necesitara ayuda con todo lo que está sucediendo, la verdad de no ser porque atendió a Adeline, jamás habría pensado que la mujer era psicóloga, enserio, jamás.

— Fue idea de Taliana — dice ella sacándome de mi trance, Scott me mira con sorpresa y me sonríe, la parte de su rostro