Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 18. Una versión

M I L A

Estoy a punto de llegar a la calle principal cuando un auto se detiene derrapando contra el pavimento, retrocede un poco y la puerta del copiloto se abre:

— ¡Entra! —el grito de un hombre desconocido me llena de pánico. Niego y entonces miró su rostro.

Es el hombre del bar.

El que me pidió perdón y dijo mi nombre. Algo me impulsa cuando escucho las llantas de otro auto, entro a toda prisa con mi pequeña maleta. El auto se mueve a una velocidad feroz, mi espalda se pega bruscamente al respaldo del asiento de cuero, miro hacia el hombre que maneja, ahora mis dudas me asaltan.

Estúpida, estúpida, estúpida.

El auto se mete entre calles, intentando perder a la camioneta blindada que nos sigue de cerca, el miedo, la confusión del momento y el arranque de adrenalina por subir a un auto ajeno y ver a un hombre que me ha pedido perd