Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 23.

—Gracias —miré al rubio. Él bebía de su refresco sin tener ni idea de a lo que me refería.

—Yo también tenía hambre, no fue nada, en serio —le restó importancia creyendo que hablaba de la comida.

Rodeé los ojos.

—Gracias por salvarme en el club —aclaré. Él se encogió de hombros—. De no ser por ti, me hubieran agujereado la cabeza.

—Ninguno de nosotros merece morir rodeados de borrachos y mafiosos —miró a Clover por unos cortos segundos. Estaba segura de que él esperaba que la morena le dijera algo especial, pero ella se limitó a guardar silencio. Owen suspiró rendido y me miró con una sonrisa genuina—. Fue un placer hacerlo, de todas formas.

—Una cosa más —se me ocurrió preguntarle sobre el ataque—. ¿Tienes idea de por qué nos dispararon? ¿Hicimos algo mal?

—Ni idea —dijo ceñudo. Se le veía confundido y al mismo tiempo pensativo, supongo que buscaba alguna razón lógica—. Jerome nunca fue así con nosotros, al menos no con Kade. Tampoco