Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 47.

— ¿Por qué no estás comiendo? —inquirí, bastante curiosa.

—Antes de ir a vigilarte, había cenado en casa de Owen —respondió con simpleza.

—Eres un acosador, ¿lo sabías? —lo señalé con el tenedor lleno de los últimos macarrones en mi plato.

—También un ladrón —continuó, encogiéndose de hombros—. Soy muchas cosas.

— ¿Por qué lo haces? —pregunté como si ya no pudiese contenerlo.

— ¿Hacer qué? —quiso saber.

—Robarles a las personas, ¿por qué lo haces?

Noté que suspiró con lentitud y, tras unos segundos, dejó de fregar para girarse por completo.

— ¿Por dónde quieres que empiece? —se acercó, secándose las manos con un trapito de cocina.