Buenovel

Baixe o livro no aplicativo

Download
Capítulo treinta-tres

Narra Idally:

Lo haré, me tragare el dolor solo por este momento, me aguantare el dolor como lo hice cientos de años, no gritare por él, por nuestro futuro vivos y lejos de aquí.

El dolor era enorme, la señora me pidió hacer todo lo que ella dijera, me puse en la posición que indico y seguí sus instrucciones tal como ella había indicado.

Respira, respira—pidió de forma calmada Karen—Puja con todas tus fuerzas.

Hice lo que indicaba, más sin embargo no podía, sentía que moriría en ese instante.

—Vamos Romina, tú puedes hacerlo—alzo u