Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo veintiséis

Negué con la cabeza mientras me aferraba a su cuerpo, me aferré a él como una niña se aferra a un muñeca.

Es una lástima que todo acabe así I-D-A-L-L-Y—expreso con una sonrisa—Tú me perteneces, siempre fue así.

El cuerpo de mi amado dejo de respirar y en ese momento Iker se acercó a mí, me estaba alejando de él, me alejaba del hombre que amo.

Mientras más intentaba alejarme, más me aferraba yo a él, no quería dejarlo, no quería separarme de él.

Iker al ver que no cedía, me aventó una cachetada que resonó por toda la habitación, se aprovechó de eso y me saco de ah&i