Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
33. Ella y yo (CALIPSO/MATEO)

MATEO.

Su hermano se marchó a regañadientes, miré hacia la puerta por la que mi mejor amigo acababa de desaparecer, para luego volver la vista hacia ella, observando como subía por las escaleras de vuelta hacia mi habitación.

La detuve cuando estaba en la puerta, haciendo que ella mirase hacia mi mano, que se aferraba a su brazo, levantando luego la cabeza para mirarme.

  • Quítate esa ropa – ordené, pero tan pronto como ella abrió los ojos, sorprendida por la forma en la que lo había dicho, me di cuenta de que sonaba demasiado sexual – aún están mojadas – aclaré, haciendo que ella sonriese, al darse cuenta de que estaba equivocada, yo no quería desnudarla, no de aquella manera - ¿de verdad te gusto? – pregunté, con aquella curiosidad que quería ser saciada.

Ella se mordió el labio inferio