Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 34
Mateo y yo estábamos sentados en las sillas al frente de la puerta quirúrgica, ninguno de los dos dijimos nada, simplemente nos sentamos allí. Pude ver que él estaba devastado por su pareja, apenas la tuvo por unos minutos antes de matarla para salvar a Kat. Las palabras de la mujer loba se repetían en mi cabeza y recuerdo lo que Jasmine dijo lo que había sentido.

Jasmine le explicó a su padre quien se sorprendió al escuchar que su hija estaba muerta hace un momento antes de recuperarse milagrosamente. Lo único que odiaba de ser el Alfa, era mi vínculo a la manada, sentir la muerte de los miembros de la manada y luego ser el único en tener que decirle a sus familias, aunque me alegro de no tener que darles esa noticia a Mathias y su pareja.

Aunque ahora tengo otras 31 familias a las que notificar. Al escuchar las puertas abrirse, tanto Mateo como yo miramos hacia arriba. Ambos nos pusimos de pie. Mathias sale pasando sus dedos por su cabello canoso, sus ojos azules brillando hacia