Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
40. Anthony

Una vez que las chicas se van (llevando con ellas a Katherina) la casa es solo de los chicos, los gemelos no están contentos con la repentina (para ellos) desaparición de su madre, y lo dejan en claro, los atiendo tan bien como puedo, aunque no entiendo de que se queja Adeline, si duermen plácidamente la mayor parte del tiempo.

- Bueno, están dormidos - digo luego de media hora, sentándome en la mesa de póker improvisada que habíamos armado en la sala, los pequeños nos están desplumando.

- ¿cómo es que lo hiciste? - pregunto a Annean, mientras el niño se queda con el botín, que consiste en varias sodas, dulces y un par de vales para los adultos