Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
36. Anthony

Adeline me tiene de rodillas solo con su expresión, el verla atada y receptiva mientras me tenía en su boca era malditamente caliente, retiro la corbata de sus ojos.

- definitivamente aprenderé a ser un amo - gruño antes de salir lentamente de su boca, ella me dedica una mirada provocativa, le sonrío con picardía antes de empezar a deslizarme por su cuerpo, verla retorciéndose ante mi tacto era malditamente caliente.

- Por favor - lloriquea, su voz suena ronca y sexy, su olor es intoxicante, beso sus labios con pasión, encantado al ver la forma en que busca mi contacto cuando me alejo ligeramente - follame - ruega, y no puedo más que cumplir su deseo, porque yo mismo es