Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Peligros del amor
Lya Rogers
1. Anthony

alborotado le da un aspecto adorable, lo que me hace imposible tomarla en serio, en brazos, sostiene a nuestro pequeñín, Henry, como mi hermano mayor — dijiste que estarías aquí para entonces, y mira todo el desastre que tenemos ahora

— oye, te lo compensaré — aseguro, besando su frente — lo prometo

— más te vale — se queja — las quintillizas aún no saben que estás de regreso

— iré a recogerlas a la escuela — prometo, estirándome.

La noche anterior había salido de una misión difícil, a dos ciudades de distancia y esperando mi paga en unas horas, había decidido regresar a casa, hacerle el amor a mi mujer y dormir unas diez horas mínimo para luego jugar con mis hijas el resto del fin de semana. Luego, de vuelta a los negocios. Un caso más y me retiraría, solo tenía que matar a Constantine para asegurar la vida de mi familia

Aunque mis planes no resultaron perfectos, llegué a casa a media noche, y había caído en coma hasta hace veinte minutos, mi mujer había preparado todos mis platos favoritos y aquí estaba yo, en boxers y atragantándome en la cocina, con la encantadora vista de mi mujer, una preciosa castaña de ojos grises, la madre de mis hijos.

— Luke, necesitamos hablar — dice, Henry se sacude de sus brazos y empieza a corretear, buscando sus juguetes y cantando alguna tontería que escuchó en televisión.

—¿qué olvidé? — pregunto, sintiéndome atrapado, ella se ríe, pero luce nerviosa — faltan dos meses para nuestro aniversario y las niñas cumplen el jueves

— Olvidaste...usar condón la última vez que viniste a escondidas en medio de un caso — dice levantando las cejas, y estoy congelado, con una sonrisa estúpida en mi rostro.

Aparto la silla de golpe y tomo a mi mujer por la cintura, era una mujer alta, pero me llegaba hasta la barbilla. La levanto y la beso con fuerza

— Maldita sea, te amo — digo acariciando su barbilla, Sharon había estado conmigo desde el principio, aún recuerdo el día que nos conocimos, mis hermanos y yo estábamos corriendo por la base (el viejo nos había castigado por jugarle una broma a Eleanor) ella nos había rebasado en su bicicleta, pero por hacer el tonto, acabó en el suelo. Los chicos siguieron corriendo. Yo me detuve.

— Papá! — sacudiéndome, abro los ojos, solo para encontrarme frente a mi niña, mi Talia, la única de mis hijas que sigue con vida, mirándome aterrada, con lágrimas en las mejillas y un bate de baseball apuntándome.

Maldita sea.

— Talia...— murmuro, parpadeando y entrando en razón. Las pesadillas. Las malditas pesadillas me volverían loco — lo siento, hija.

— ¿papi? — pregunta, su labio inferior temblando ligeramente, suelta el bate y se lanza sobre mí, abrazándome y llorando

— Dios, Talia ¿te hice daño? — pregunto, abrazándola y revisándola en busca de heridas, mi mano está marcada a rojo vivo en su brazo — Dios... — me aparto, sintiendo asco de mi mismo. De nuevo. Había vuelto a lastimar a Talia.

— No, papá...no pasa nada — me asegura ella, ahora mi hija tenía dieciocho años, y era la viva imagen de su madre, mi hija era pelirroja, pero se había teñido el cabello de negro hace dos años, a su manera, llevaba el luto de sus hermanas incluso en su piel, pero ahora está pálida y asustada — no es nada, de verdad.

— Si es algo Talia — me quejo, tomando el bate y caminando hacia la sala, vivíamos en una casa segura, a solo unas cuadras de mi hermana Anne — tengo que reforzar las cerraduras en mi habitación

— las rompiste — dice mi hija con voz temblorosa, y yo la miro con sorpresa, al mirar mis manos, veo con sorpresa que están llenas de cortes y sangre, pero a duras penas las sentía — papá, de verdad me asustaste...

— lo siento — digo impotente — desde lo de Eleanor...estoy tenso

— Oye, es normal — dice ella, intentando restarle importancia. Mi hija es jodidamente fuerte, una Connors hecha y derecha. Desde muy pequeña, Talia ha estado conmigo, o con sus tíos, le he enseñado miles de tácticas de defensa personal, y sabe tanto de armas que es la única de los chicos que puede discutir con Ethan acerca de rifles de asalto.

— ¿Como te fue en la fiesta? — pregunto, intentando cambiar de tema y sacudiendo los trozos de madera astillada de mis manos, ella no responde de inmediato, trae un botiquín y se sienta frente a mi

— era una cita — me recuerda, yo asiento. Citas. Nunca fui bueno con las chicas, usualmente Kyle se encargaba de atraerlas para nosotros, pero cuando se trata de mi hija, me he visto obligado a leer revistas de adolescentes.

— vale, cita. Entiendo — digo asintiendo, el ardor del alcohol es familiar, pero el desinfectante es incómodo — ¿qué tal?

— Él no apareció — admite, avergonzada, no conozco al chico, pero mi nena rara vez luce avergonzada, así que sé de inmediato que el mocoso le gustaba — me envió un mensaje...no soy tan femenina como le gustaría

— oye — digo, levantando su rostro y apartando el cabello recortado de su frente — puedo asegurarte que cualquier chico que te considere "demasiado masculina" es un gallina

— lo sé — dice encogiéndose de hombros — pero...igual le dije a la tía Anne que me diera consejos — se muerde el labio, es un gesto que le da cierto parecido a mi hermana, pero la mirada en sus ojos, es igual a la de su madre — quiero aprender a maquillarme.

— entonces Eleanor te enseñara — digo besando su frente — ¿comiste algo?

Mi chica asiente distraídamente mientras recoge las cosas del botiquín. Nunca quise una vida de sufrimiento para ninguna de mis hijas, y el pequeño podría haber sido un hombre de coches, pero Scott Constantine me había obligado a mantener a mi Talia de forma que estuviera preparada para lo peor.

Y especialmente ahora. Había descubierto algo que ponía en duda todas mia creencias. El esposo de la mejor amiga de mi hermana, esa perra rusa, era el hombre que había matado a mi familia.

Mi sobrina Anastasia es definitivamente igual a mi madre, sin contar el cabello negro y que solía murmurar en ruso (como todos en la familia de mi cuñado) pero el tenerla en brazos me recordaba a mis hijas.

Tenían solo siete años cuando murieron, dos días antes de su cumpleaños número ocho, hace tres semanas que se cumplieron diez años de su muerte, y hace dos meses que mi hermana había dado a luz a otro par de quintillizos.

Anastasia era la única que parecía notar como pasaba el tiempo. Ella misma miraba a sus nuevos hermanos con ceño fruncido y luego a su madre

— Anthony — levanto la cabeza cuando veo a David llamarme desde la cocina, el hombre luce cansado y abatido, pero desde que recuperamos a mi hermana, luce rejuvenecido.

Me acerco a él, entregando a Anastasia un par de juguetes, el hombre se asegura de que nadie esté alrededor antes de hablar

— ¿qué sucede? — pregunto, cruzándome de brazos, el ruso se sienta y me mira

— Alena me contó lo de...ti esposa e hijos — admite, y la tensión me recorre de inmediato, pero no digo nada, me limito a mirarlo — llamó ayer

— ¿dijo algo? — cuestiono con cuidado, Alena Petrova había asesinado a mi mentor, y su marido a mi familia, pero durante una corta visita a Eleanor en el hospital, me había encontrado con la mujer.

— Scott está empeorando — me había asegurado — cuando no tenga otra opción, tu mismo podrás matarlo.

Desde entonces, estoy esperando su llamada.

— dijo que es hora ¿tienes alguna idea? ¿Ella tiene algo que ver? — David es buen hombre, lo admito, y hace feliz a Eleanor, es lo importante. Pero no lo quiero involucrado en esto.

— No, no es nada — admito, hace años dejé de perseguir a Constantine, cuando casi pierdo a Talia la primera vez me di cuenta de que había cosas peores.

En ese momento. Mi teléfono suena

Capítulo siguiente