Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 43

La casa está llena como nunca. Todos nuestros amigos y familiares están aquí. Estamos compartiendo un gran almuerzo, pero como no queríamos que nadie se preocupe de cocinar, Héctor y Dayalis se preocuparon del banquete, así como también del servicio. Según ellos, era su regalo por la fiesta de revelación.

Todavía tengo fresca la memoria de ese día que volvimos de la consulta. Todas en casa, esperaban ansiosas por las novedades. Nos rogaron tanto que se desanimaron completamente cuando les contamos que todavía lo mantendríamos en secreto por un par de semanas más. Les explicamos que deseábamos hacer una fiesta donde pudiéramos compartir con todos nuestros seres queridos. Mel se sintió un poco, pero fue la primera en decir que podía ayudarnos en lo que fuera necesario.

Tendremos una gran tarde en familia. Tenemos organizados algunos juegos pero el