Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 40

Luego de que la policía se llevara a Angelique, quien hacía un gran escándalo, todas las miradas de los presentes fueron a ver a Christopher quien se retuerce de dolor por la bala recibida.

—¡Mi amor, mi amor! ¡Háblame! —Ashlee le grita al ver que no responde—. ¡No nos dejes, te necesitamos! —Dice entre lágrimas.

Llegan al patio las Thompson y Nana, quienes no presenciaron la escena, observan horrorizadas la situación.

—¡Ay, por Dios! ¿Qué pasó? —Pregunta Ellen.

—¡Llegó la maldita loca y disparó!

—¡Llamaré una ambulancia! —Avisa Helga que vuelve a entrar a la casa .

—¡Hay que tapar la herida, sino seguirá perdiendo sangre! —Dice Melissa—. Buscaré toallas en el baño. &md