Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo XVIII

Ahínco el pie en la tierra ya húmeda. Las gotas grandes de agua impactan contra nosotros en una leve caricia fuerte y acogedora. Golpeo con el codo el primer guardia que extiende sus dedos huesudos a mi cara. Por el rabillo del ojo capto cómo Tiger también acaba de apartar a uno con su brazo.

Sin embargo, esa pequeña distracción me hace comer tierra, en el sentido figurado. Jadeo. Estamos a tan solo dos metros del portón, el cual está siendo cuidado por dos intentos de gorilas.

A través de la lluvia alcanzo a oírlo.

—Bien hecho, atrapaste al indicado. —Arrugo el entrecejo. ¿Sabían que era yo?

Pero alto ahí, amigo. Me deshago del agarre y corro a nuestra salida. Extraigo la hoja, el chasquido alarma a uno de los gorilas que en paso firme se acerca en mi dirección. El rocío ha empañado mi máscara lo suficiente como para