Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Extra II

UN MOMENTO DULCE

Le lanzo la pelota, me giro y me escondo detrás del árbol en el jardín de nuestra casa. Osen’ le frunce el ceño y le saca la lengua antes de correr hacia los brazos de mamá, que está sentada en el porche con mi padre, que nos observa ceñudo con los brazos cruzados sobre su pecho.

Mi tío lo ignora, me sonríe y, en un parpadeo, me enjaula entre sus brazos.

Por un momento me siento asustada porque mis pies ya no tocan el suelo, pero cuando sé que estoy segura y sé que no me soltará, me echo a reír y abrazo su cuello con mis brazos. Cuando hago esto, llena mi rostro de besos y muerde mis mejillas, que, según mamá, están muy regordetas. Le hago un puchero cuando se separa y jugueteo con mis trenzas.

—¿Quién es la niña más preciosa de es