Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 46

Los ancianos se observaron entre sí, cada vez estaba más seguro que tenía algún tipo de conexión mental. Sus largos silencios me lo daban a entender. Luego nos vieron a los tres. Mi corazón estaba a punto de salir de mi pecho, y las emociones compartidas con mis compañeros eran peor, culpa, amor, angustia, decepción. A esta altura Kenia ya dejaba ver sus lágrimas, que corrían libre. Ella es una mujer muy leal, seguro piensa que ella está generando daño a nuestros pueblos.

La temperatura en el lugar había descendido varios grados. Todos estábamos incomodos, sensibles y diría que hasta inseguros de nuestra posición a esta altura.

—Lo primero sería realizar la ceremonia de la luna −dijo el humano, mientras caminaba por todo el lugar − Allí reconocerían a su pareja públicamente, al mismo tiempo se reconocerían