Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Traición

Ambas se apresuraron a entrar al resguardo de aquel amplio techo sobre sus cabezas.

—¡Isabel escucha! —le pidió, girándola para encontrar su mirada y tocar su alma—. ¡Si amas a esta nación, si amas el Reino que osaste servir y guiar durante este tiempo, dejarás el trono para que esa misma nación prevalezca! ¡Las personas de esta isla ahora necesitan que su Reina, deje de serlo!

Isabel no dio respuesta, no tenía palabras, necesitaba pensarlo.

—¡Su Majestad, el Primer Ministro acaba de llegar! —le notificó Michael, agitado por haberla buscado en todas las habitaciones donde suponía se encontraba Su Reina. Hasta que le encontró en un pasillo lejano, empapada y en compañía de alguien inesperado—. ¡Su Majestad, llamaré enseguida a…!

—A nadie Michael, muchas gracias.

—¿Está segura Su Majestad?

—Completamente. Ahora, vamos.

Las miradas cruzadas entre Michael y Elina fueron abrumadoras, sobre todo para el primero, pues no tenía ni idea de