Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 20

Narrador:

Esa construcción era por demás hermosa, una típica casa de campo, donde el amoblamiento y la arquitectura eran de un estilo rústico, muy campestre, y los hogares, que estaban encendidos todo el día, abundaban.

La noche se abría paso dejando entrar los últimos rayos de luz por la ventana. Victoria se acercó a la ventana para observar el maravilloso atardecer que se perdía en el inmenso horizonte de la pradera. Estaba absorta en sus pensamientos y deslumbrada por el espectáculo cuando sintió que la abrazaban por la cintura y una barbilla se le apoyaba en el hombro. El perfume era inconfundible y el calor que despedía su cuerpo la hacía saber que se trataba de Franco. Cerró los ojos y suspiró.

– Es hermoso ¿verdad? - le dijo él casi en un susurro

– La verdad que sí. Nunca había tenido la posibilidad de contemplar semejante espectáculo. Es realmente conmovedor.

– Yo me crié aquí. Me dolió tanto tener que irme para estudiar. Y lu