Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 14

Victoria:

Me depositó en la cama con suma delicadeza

– ¿Estás mejor?

– No lo sé, Franco

– ¡Oh por Dios!, estás temblando – me abrazó con fuerza.

Sentir sus musculosos brazos alrededor de mi cuerpo estrechándome contra el suyo y haciendo que su perfume me embriagara por completo, era la gloria, pues ese hombre cada vez me tenía más cuativada.

– Gracias –

– ¿Por qué, tesoro? – besó mi frente

– Por no dejar que me cayera – hundí mi cara en su pecho, me estrechó más aún

– Jamás dejaré que te suceda nada malo, lo prometí, ¿recuerdas?

Solo moví mi cabeza de forma afirmativa, pero sin despegarla de su cuerpo, no podía, no quería que me soltara

– Ahora, trata de