Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
CINCO PLANES

Maerius tensó el cuerpo, molesto. Llevaban un buen rato hablando del mismo tema.

Cuando llegó Veyquer, hace como media hora, lo encontró recostado en el techo de la fortaleza. Grises nubes cubrían el cielo amenazando lluvia, cosa que no le molestaba al joven líder. Tenía la costumbre de ir allí cada vez que tenía que pensar con seriedad sobre algo y si bien cualquiera de sus hermanos podría subir en cualquier momento, era un acuerdo tácito que el sitio era exclusivo para él.

—Es tan solo un niño. Ni siquiera sabemos si podrá transformarse. —Le dijo a Veyquer, apenas sacó el tema, preguntándose porque ahora hablaba de eso cuando antes pareció no importarle tanto. Ese niño… En algún momento, cuando no lo había visto y no reparaba en su patética fragilidad, también se le cruzó la idea de asesinarlo. Re