Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
HERIDAS

En algún lugar en las montañas, dos cuerpos inertes cobraron vida.

Con ceniza en el pelo, la chica se levantó, adolorida. Sintiendo una punzada increíble que casi la llevó de nuevo al suelo, movió lento la cabeza de un lado al otro, aturdida. La luz del sol le permitió mirar donde estaba, el paisaje era parecido a... ¿a qué? Se miró la ropa y en medio de un torrente de imágenes recordó todo, lo que le obligó a sentarse de nuevo.

Después de los misiles y de que se golpease la cabeza, Jeorg se lanzó a salvarla. En menos de un segundo, el aire frío de la noche les encontró en caída libre, con multitud de escombros siguiéndoles en una mortal carrera hacia el suelo.

Yaroit se revolvió, tratando de acomodarse, dejando que su mente reproduzca los recuerdos.

Al principio pensó que Jeorg estaba esperando a alejarse de l