Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
17

Gordon la miraba como si no la reconociera y ella se sintió tan bien con aquello que se relajó aún más en el abrazo cálido y protector de ese hombre tan hermoso que de nuevo, llegaba a ella cuando más lo necesitaba.

Mathew se sintió invencible, porque el que su compañera se hallara tan cómoda y confiada bajo su abrazo, eso le calentó el alma.

La magia del momento la rompió Gordon, maldito imbécil del que iba a encargarse.

 —¿Su prometida, señor Dracul? Ella lleva mi anillo.

 —Por lástima claro está, no sabíamos cómo decirte que ella no te ama, esto de hoy le ha dado ya los motivos.

 —Zorra…nada de dormir hasta que nos casáramos ¿verdad?

 Su jefe, el hombre ecuánime y bromista, se veía furioso. Con cuidado y tras besarla en la frente de forma casta y calma,  la separó de su cuerpo con un cuidado muy fuerte y