Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 29

Despierto sobresaltada, al intentar sentarme algo me aprisiona y me lo impide, al sentir aquel aroma tan delicioso y varonil miro a mi lado, Mijaíl está profundamente dormido, los dos desnudos en nuestra totalidad, quitando su brazo y deslizándome con mucho cuidado me deshago de su abrazo, al estar fuera de la cama le miro por unos segundos, está sexy con su cabello rubio despeinado, sus tatuajes y ese cuerpo que está hecho de puro músculos, su cuerpo es de un Dios griego <<¿Pero qué hago?>> Me doy un tortazo mentalmente y espabilo, debo salir de ahí cuánto antes, busco mi ropa y me visto, pero las bragas no las encuentro ¿Dónde coño están? Las busco por unos minutos y no tengo resultados, al ver que se mueve sin esperar a averiguar si despertó o no, tomo mis zapatos en manos y mi bolso. Salgo corriendo de la habitación y en el proceso me estrello con una mujer.

—¡Mía vida, lo lamento! —Me disculpo para seguir mi camino, pero la mujer me detiene por el b