Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 28

—Buenos días señora Justiniani, feliz viernes. —Saluda Oscar, hago una mueca antes de responderle, eso de señora y después mi apellido se me hace extraño.

—Buen día Oscar ¿Por qué has abierto tan temprano? —Le miro expectante.

—El señor Jensen ya está aquí. —Escuchar eso me sorprende, él nunca había llegado antes que nosotros.

—Vaya... Espero esté de buen humor. —Bromeo, el tío es peor de insoportable que yo. —Bien Oscar venga, manos a la obra.

—Buena jornada de trabajo. —Me desea.

 Entramos y cada uno va a su lugar. Mis trabajadores llegan, les doy las órdenes y se ponen en marcha, una vez abre el supermercado yo voy a mi oficina.

Pasan las horas y yo sigo trabajando en el informe que debemos entregar a la central.

—Oh... No... No... —Grito frustrada al ver cómo la computadora se me apaga ante la mirada perpleja que le doy, me agacho para echarle un vistazo a los cables y en efecto uno estaba flojo. —Maldita sea ¿Por qué tenía que suce