Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 23

Pasan los segundos, los minutos, las horas, los días, las semanas, los meses y yo sigo encerrada en mi habitación sin permitir que alguien se me acerque, incluido Alahin quien aún no sabe la terrible noticia que me dio la doctora. Solo quiero estar sola y cargar con mi culpa. Verónica y Thomas no se han mudado no quieren dejarme. Nada me importa, nada me interesa, si me hablan no escucho, no entiendo, el dolor, la tristeza, la depresión, la culpa, el enojo, el resentimiento, la vulnerabilidad y mi corazón pulverizado no me permiten hacerlo.

—No puedo más con esto. —Escucho la voz de mi novio, es un susurro de dolor, lo he alejado de mí como a todo el mundo y eso le duele. —No puedo ver cómo dejas pasar la vida, ya han pasado 6 meses y tú no mejoras ni un poco. —Le escucho suspirar, le miro y él ya tiene su mirada de dolor y angustia fija en mí. —No solo perdí a mi hijo también te he perdido a ti... Y eso es algo con lo que no puedo, vuelve por favor... Vuelve... —Me súplica, d